mayo 22, 2024
Estefanía ParejaOpiniónPortada

Muerte cruzada en Ecuador: Desafíos para la juventud y su futuro en el país

La muerte cruzada en el Ecuador, decretada por el presidente Guillermo Lasso el 17 de mayo de 2023, dejó una profunda huella en la sociedad ecuatoriana. Es un hecho histórico y uno de los grupos más afectados por esta crisis política son los jóvenes. Tras la muerte cruzada, la juventud enfrenta múltiples desafíos en la construcción de un futuro próspero para el país. Desafíos como la pérdida de referentes políticos hasta la incertidumbre económica futura.

Pérdida de referentes políticos

La muerte cruzada ha generado una gran desconfianza en la clase política del país, lo cual ha llevado a que los jóvenes pierdan referentes en quienes confiar y seguir. Si desde gobiernos anteriores ya tenían dudas e incertidumbre, con la muerte cruzada esto posiblemente se incremente. La falta de líderes inspiradores y la corrupción política generalizada han generado mayor desencanto y apatía entre los jóvenes, lo que dificulta su participación activa en la vida política y el desarrollo de liderazgos sólidos.

En este caso, se podría promover -desde el Estado- una mayor transparencia y rendición de cuentas en la política. Esto implica fortalecer los mecanismos de control y sanción a la corrupción, así como fomentar la participación ciudadana en la supervisión de los procesos políticos. Los jóvenes tienen derecho a tener líderes políticos ejemplares, comprometidos con el real bienestar de la sociedad y capaces de generar confianza y esperanza en el futuro.

Dificultades económicas y laborales

La inestabilidad política y la incertidumbre generada por la muerte cruzada también tienen un impacto directo e indudable en la economía del país. Los jóvenes se enfrentan a desafíos adicionales al ingresar al mercado laboral ya golpeado, así como también a un incremento en la falta de oportunidades de empleo, la precariedad laboral y la falta de garantías para un futuro económico estable. Esta situación limita su capacidad para construir proyectos de vida sólidos y plantea obstáculos para su desarrollo personal y profesional.

Es por todo lo comentado, que se requiere la implementación de políticas que fomenten la creación de empleo y el emprendimiento juvenil. Esto puede lograrse mediante el apoyo a programas de capacitación, el acceso a financiamiento, disminución de ciertos impuestos y la creación de incentivos para la inversión en sectores estratégicos. Además, es fundamental garantizar la equidad y eliminar la precariedad laboral, brindando a los jóvenes -y a la ciudadanía en general- estabilidad y seguridad en sus empleos.

Desafíos educativos

La crisis política también ha afectado al sistema educativo del país. La falta de recursos ha afectado la calidad de la educación, lo que repercute directamente en las oportunidades de desarrollo de los jóvenes, más aún si el país invierte en elecciones extraordinarias. Además, la inestabilidad política puede generar un clima de inseguridad en las escuelas y universidades, lo que dificulta el proceso de aprendizaje y afecta el bienestar de los estudiantes.

Es imprescindible mejorar la calidad de la educación y garantizar su acceso universal cuanto antes. Es una deuda que el Estado tiene con niñas, niños y adolescentes desde hace mucho tiempo. Esto implica invertir en infraestructura educativa, fortalecer y regular la formación docente y promover la inclusión e innovación en los métodos de enseñanza. Además, se podría fomentar la educación orientada al desarrollo de habilidades técnicas y profesionales que respondan a las demandas del mercado laboral actual y futuro.

Descontento social y falta de participación

La muerte cruzada ha exacerbado las tensiones sociales ya existentes y ha generado un clima de mayor polarización en el país. Esto afecta especialmente a los jóvenes, quienes se ven atrapados en un ambiente de confrontación y divisiones, ambiente que la mayoría de las veces no logran entender por completo. Esta situación dificulta la construcción de consensos y la participación ciudadana en la toma de decisiones, dejando a los jóvenes excluidos de los procesos de transformación social y política.

Una buena opción sería promover espacios de diálogo y participación ciudadana que incluyan activamente a los jóvenes en la toma de decisiones. Esto puede lograrse a través de la creación de consejos consultivos de juventud, la implementación de programas de educación cívica y la promoción de la participación política de los jóvenes en todos los niveles.

La muerte cruzada en Ecuador ha tenido -y tendrá- un impacto significativo en la juventud y plantea desafíos para el futuro del país. Es fundamental que se tomen acciones concretas para abordar las necesidades específicas y brindar oportunidades que garanticen una mayor estabilidad a los jóvenes. Para ello, se requiere reconstruir la confianza en la clase política, promover políticas económicas inclusivas, fortalecer el sistema educativo y fomentar la participación activa de los jóvenes en la toma de decisiones. Solo a través de un enfoque integral que priorice las necesidades de la juventud, se puede garantizar un futuro próspero donde los jóvenes sean protagonistas del cambio y contribuyan activamente al desarrollo y progreso de la nación.

 

Por: Estefanía Pareja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *