abril 12, 2024
ActualidadPortada

No autorización del Orgullo GLBTIQ+ es discriminatoria y vulnera los derechos humanos, según la CDH Guayaquil

La fecha escogida era el 1 de julio de 2023. El lugar, el mismo desde hace más de 20 años: el centro de Guayaquil. Pero este año, la marcha del Orgullo LGBTIQ+ (Gays, lestianas, trans, intersexuales, queers y la diversidad sexo genérica)  tuvo un revés. El Municipio de Guayaquil no dio el aval para que se realizara en el mismo sitio. El cabildo sugiere hacerlo en el sector de Parque Samanes.

María Belén Zambrano, jefa de Ocupación de la Vía Pública, consideró “no autorizar la ocupación de la vía pública para realizar el evento en mención”, dijo en un oficio enviado a las organizaciones que lideran el evento.

Como todos los años, las organizaciones enviaron una solicitud al cabildo para el desarrollo de la marcha llamada  ‘Festival del amor y la paz LGBT+’, que convoca a miles de personas a un recorrido que inicia en la bahía de Guayaquil hasta el parque Centenario. Sin embargo, la respuesta apuntó a que «dicho evento generaría un impacto vial en el entorno de la ruta propuesta (centro)». Añadieron que «el mencionado evento sea realizado en al avenida Paseo del Parque de Parque Samanes – carriles centrales debido a que cuenta con una distancia de 2,5 km».

«Ni en las administraciones más adversas, como las de Jaime Nebot o Cynthia Viteri, conocidas por los guayaquileños como conservadoras, la población LGBT+, familiares, amigos y aliados, han sido desplazados, menoscabados o denigrados. Estamos realmente sorprendidos, al entender que esta se trataba de una administración incluyente, progresista y que se diferenciaba de sus antecesores», reza un comunicado de las organizaciones que llevan delante la marcha en su página web.

Las organizaciones LGBTIQ+ anunciaron, la noche del 21 de junio de 2023, que «con o sin permisos» igual marcharán porque, según sus voceros, es un desfile que está convocado desde hace meses, además es una marcha histórica. La tarde del viernes 23 de junio, presentaron una acción de protección para que la marcha pueda realizarse según lo planificado.

¿Por qué es discriminatorio y vulnera derechos?

Diane Rodríguez, vocera de la Fundación Silueta X, dijo a La Contra que les preocupa la negativa de parte del Municipio de Guayaquil, liderada por Aquiles Alvarez. Reiteró que no acogerán el lugar sugerido por la municipalidad porque es discriminatorio. «¿De cuándo acá no se puede marchar en la 9 de Octubre? ¿Lo mismo va a ser con las procesiones de Cristo de Consuelo, los Evangélicos y los Pro Vida? ¿Los va a mandar al filo de Guayaquil? Existe altos tintes discriminatorios en estas disposiciones. No nos engañemos», comentó.

Billy Navarrete, director Ejecutivo del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CIDH), confirmó que se trata de un acto discriminatorio y se está restringiendo el libre ejercicio del derecho a la manifestación pacífica. «Ese sería el derecho humano afectado, junto con el trato discriminatorio, que esperamos que se reconsidere», apuntó.

Además, lo calificó como un retroceso para la población diversa y para los años de lucha que han tenido. La marcha año a años se realiza para dar visibilidad a estos avances en derechos a una población históricamente segregada.

Fernando Bastias, coordinador de Litigio Estratégico del CDH de Guayaquil, explicó que la marcha del orgullo no es un «evento» como lo califica el alcalde, sino el desarrollo de una manifestación social en base a una fecha histórica.

El Orgullo es una manifestación festiva que congrega a integrantes de la población LGBTIQ+ y al público en general, que se realiza año a año en distintas ciudades del mundo. El objetivo de estas marchas es exhibir y expresar orgullo públicamente de la diversidad de orientaciones sexuales y géneros, con el fin de que la sociedad se familiarice y acepte con naturalidad la dignidad de las sexualidades tradicionalmente perseguidas y reprimidas. Por ello, la sugerencia de hacerla en Samanes, un lugar alejado, para una marcha por la visibilización, es discriminatorio.

«El derecho a la manifestación social forma parte también del derecho a la libertad de expresión que reconoce nuestra Constitución. Y tanto la CIDH y organismos de Naciones Unidas han referido que la manifestación social reviste de una serie de elementos que los Estados deben garantizar», puntualizó.

Añadió que hay contenidos de una protesta social que deben ser protegidos de forma especial y son los del grupos históricamente discriminados como la comunidad LGBTIQ+. Reiteró que se debe  respetar el tiempo y el lugar que las personas convocantes escojan. «De hecho, no debió ser necesario pedir permiso al Municipio para desarrollar la marcha. Solo notificarles. No cabe que el alcalde «recomiende» otro lugar para manifestarse», explicó.

¿Qué pasa con el tránsito? La movilidad humana si bien es irrumpida por las manifestaciones sociales, esto no debe ser un argumento para poder restringir o «negar» el desarrollo de una protesta. «La CIDH ha referido que es obligación de los Estados garantizar las protestas sociales y eso incluye regular el tráfico para que esta pueda desarrollarse».

«La negativa del Municipio de Guayaquil vulnera los derechos: a la manifestación social y libertad de expresión de la comunidad LGBTIQ+», finalizó.

Lo que dijo el alcalde Aquiles Alvarez

El alcalde de Guayaquil. Aquiles Alvarez, a través de su cuenta de Twitter, manifestó que no están en contra de un «evento», aunque la marcha no es un evento, como lo explicó Bastias.

«Los espacios públicos son de los ciudadanos, simplemente tenemos que precautelarlo el orden y el control», dijo y añadió que la decisión se toma pensando en la colectividad en general.

Por Gelitza Robles – @gelitzarobles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *